SEAT es sinónimo de innovación, y cuando hablamos de innovación, no podemos evitar pensar en la marca de Martorell. Pero esta vertiente no es novedad ni mucho menos para el gigante español, ya que hace gala de tener registradas más de 300 patentes a lo largo de 70 años de historia.

De entre estas existen muy destacables, como su sistema de retención infantil, lanzado en 1955; la primera patente que registró. El logo-maneta del portón del maletero, visto por primera vez en la 2ª generación del SEAT Ibiza o la maneta de puerta camuflada de la segunda generación de León, ambas supusieron toda una reivindicación por la fusión de diseño y funcionalidad.

1955: Empieza la carrera en la innovación

 

Recordando aquella primera patente en 1955; un sistema de retención infantil que se trataba de una sillita con armazones metálicos y que podía plegarse como un libro, haciéndola portátil. En aquel momento supuso un hito ya que por aquel entonces no existía un sistema para llevar a los pequeños de casa en el coche, simplemente se quedaban en los asientos traseros, sin ningún sistema de seguridad pensado expresamente para ellos.

La silla presentaba conceptos básicos para la retención infantil, sus varillas de hierro y tirantes de tela limitaban el ángulo entre banqueta y respaldo, dándole una mayor estabilidad. Pese a su aparatosidad, el respaldo y base hechos con materiales flexibles como tela o plástico, aportaban comodidad a los pequeños.

Este dispositivo tenía además un cinturón con tres puntos de anclaje, ajustable a la corpulencia del niño.

Logo-maneta en el portón del maletero (1999)

En este año SEAT inventa un bombín tapado con el logo de la marca; al pulsarlo en su parte superior este basculaba y dejaba un hueco en su parte inferior, por donde se introducían los dedos y se pulsaba el botón para abrir el portón. Este dispositivo además ayudaba a acompañar el movimiento del brazo con el movimiento de apertura del maletero.

Esta innovación se vio por primera vez en el restyling del SEAT Ibiza en su segunda generación. Un dispositivo que ha perdurado hasta el tiempo presente en la generación actual de Ibiza o en el nuevo León.

Maneta en la custodia (2007)

La custodia es esa tercera ventana, muy pequeña, que se ve en la parte posterior del coche, la cual permite ampliar la visión a los ocupantes de los asientos traseros. Normalmente, hay una gran separación entre esta y la venta trasera, y es por eso que los diseñadores de SEAT decidieron dar mayor continuidad a esta parte y dar un extra de funcionalidad y estilo en la línea del vehículo.

Esta custodia se realizaba en policarbonato poliformado transparente, con un hueco que permitía introducir los dedos para accionar la maneta, ubicada junto la ventanilla posterior en posición vertical. De esta forma, la segunda generación del SEAT León presentaba un panel posterior limpio, sin rupturas ni tiradores. Este cambio hacía que el León luciera como un tres puertas muy estilizado, pero con la funcionalidad de un cinco puertas.

seat