2020 ha sido un año lleno de dificultades para todos y prácticamente para cualquier ámbito conocido, pero aún así, los hay que han vivido un buen momento pese a la situación actual, y estos beneficiados han sido los vehículos eléctricos e híbridos.

El tercer trimestre de 2020 ha sido muy positivo en cuanto a ventas se refiere, ya que la venta de estos experimentó un aumento del 121% en los diez principales mercados europeos. Con este crecimiento crece la curiosidad sobre este tipo de propulsión y su adaptación en el uso diario del coche. Para resolver este tipo de dudas SEAT lanza el Electromobility Learning Center; un programa formativo sobre los vehículos híbridos y eléctricos para todos sus empleados.

Este aumento de unidades vendidas también genera mayor expectación, curiosidad y dudas sobre estos vehículos; y buena prueba de ello es que la búsqueda “preguntas sobre el coche eléctrico” tiene más de 66 millones de resultados. Aquí resolvemos 10 de esas dudas de la mano de Antonio Salinas, profesor del electromobility Learning Center de SEAT (eLC):

1. ¿Todos los vehículos eléctricos son automáticos?

Si, los eléctricos no necesitan caja de cambios, ya que solo necesitan sus sistema de reducción de revoluciones. El motivo es por como trabaja un motor eléctrico, que puede accionar las ruedas directamente por sí mismo.

2. ¿También todos los híbridos enchufables son automáticos?

El eléctrico siempre es automático. En el caso de los híbridos, por ejemplo en el caso de la familia León e-Hybrid, usando el modo térmico se puede escoger conducir con cambio manual o automático.

3. ¿Estos vehículos tienen tubo de escape?

Los electricos no lo necesitan, ya que no producen combustión. En cambio, los híbridos enchufables si que lo necesitan debido a su motor térmico.

4. ¿Podemos manipular el motor eléctrico nosotros mismos?

No, no es necesario ni recomendado. El sistema eléctrico se reconoce fácilmente al ponernos frente a él, ya que se identifica con un color naranja específico y solo debe ser manipulado por un especialista.

5. ¿El uso de las luces y la calefacción afecta al consumo de la batería?

En un eléctrico la batería se encarga de dar energía a todo, y en este caso, al propio motor, así que la respuesta es si, el uso de la batería o las luces afecta al consumo de batería. Es algo que debe tenerse muy en cuenta estando al volante de un coche eléctrico. En un híbrido ocurre lo mismo cuando se conduce en modo eléctrico, usando el modo térmico el efecto se reduce.

6.¿Tienen menos espacio en su interior que sus análogos de gasolina?

El diseño de un vehículo eléctrico plantea que el motor se encuentre en la parte inferior del piso, haciendo que el habitáculo sea más espacioso. En los híbridos enchufables esta se encuentra en los espacios externos disponibles, tiene un tamaño menor y no tiene un gran efecto en el habitáculo.

7. ¿En caso de lluvia, hay riesgo con un vehículo eléctrico?

En absoluto, no hay nada de qué preocuparse. Tanto en los vehículos eléctricos como en los híbridos enchufables el sistema de propulsión incorpora medidas de seguridad suficientes para hacerlo 100% seguro, muchas de estas están ubicadas en la unidad de mando de la batería, la cual en caso de fallo, se desconecta. 

8. ¿El depósito de un híbrido enchufable es más pequeño?

No necesariamente. Normalmente el depósito tiene un poco menos de capacidad, pero al disponer del modo eléctrico el vehículo es más eficiente y su autonomía no se ve afectada.

9. ¿Que debe tenerse en cuenta a la hora de cargar la batería?

La carga de este tipo de vehículos es tan sencilla como cargar un electrodoméstico de nuestra casa.  A la hora de hacerlo debe cumplirse instrucciones básicas cómo bloquear las puertas, o tener el freno de mano accionado. Además, debemos cerciorarnos del proceso de carga que se sigue: carga programada, en carga o carga finalizada.

10. ¿Necesitan mantenimiento adicional?

En absoluto, el sistema de propulsión de los eléctricos e híbridos enchufables no requiere ningún mantenimiento extra. El motor térmico necesita el mantenimiento habitual que conocemos, pero además debe tenerse en cuenta que el motor trabaja en unas condiciones mucho más favorables.