En la larga historia hay muchas fechas a tener en cuenta, pero el 13 de noviembre de 1953 tiene especial importancia. Ese fue el día en que el SEAT 1400, el primer automóvil lanzado por la marca veía la luz por vez.
65 años han pasado desde que el primer 1400, con matrícula B-87223, abandonara la fábrica de Zona Franca de Barcelona, fábrica que por aquel entonces presentaba un ritmo de producción de cinco vehículos diarios. Este primer modelo de la marca se vendía por un precio de 117.000 pesetas (aproximadamente 705€)
EL PRINCIPIO DE TODO
Concebido como el vehículo para sentar los cimientos de SEAT, el 1400 fue una berlina de cuatro puertas, con motor delantero en posición longitudinal y propulsión trasera, pensado para ser tanto un vehículo oficial para las autoridades estatales, como para prestar servicio público como taxi.
DISEÑO VANGUARDISTA
El SEAT 1400 fue uno de los primeros vehículos en Europa en utilizar una carrocería autoportante –entonces denominada “pontón”–, en lugar de chasis separado con carrocería atornillada. Implementaba un motor de cuatro cilindros con 1.395 cc de cilindrada, unido a una transmisión manual de cuatro velocidades, que desarrollaba una potencia máxima de 44 CV sobre el eje trasero propulsor rígido, que incorporaba el diferencial. Así, alcanzaba una velocidad máxima de 120 km/h, un rendimiento más que suficiente para la época.
El chasis incorporaba muelles helicoidales en la suspensión trasera para generar un efecto elástico que proporcionaba un mayor confort, y ballestas longitudinales semi-cantilever, que actuaban como tirantes o brazos de empuje, y servían para otorgar al modelo una mejor estabilidad antibalanceo. Por su parte, una barra Panhard se encargaba del posicionamiento transversal del eje. Esta configuración era muy moderna para su tiempo.
El diseño exterior del 1400 está inspirado en los vehículos americanos de la época, con una forma trasera redondeada y muy elegante, con unas luces traseras de forma cónica. Asimismo, fue uno de los primeros modelos en introducir los parabrisas curvos de una sola pieza, y el sistema de calefacción.
Fabricado para el éxito
Al final de la producción inicial del SEAT 1400 en 1954, se habían producido 1.345 unidades, pero tan solo fue el comienzo. La familia 1400 continuó con la introducción del 1400 A en 1954, el 1400 B en 1956 y el 1400 C en 1960, junto con una serie de versiones especiales –carrocería familiar, comercial y hasta furgoneta–. Con cada versión se incorporaron mejoras de rendimiento y diseño, lo que ayudó a consolidar su posición en el mercado y a hacer crecer a SEAT como marca.
El 1400 colaboró en el gran crecimiento de SEAT. Aunque las cifras iniciales de producción eran pequeñas, en 1955 la producción anual se acercaba a las 3.000 unidades, y se produjo con casi el 100 % de componentes de origen nacional. En 1956 se fabricaron 7.000 vehículos, y un año después se llegó a los 10.000. Al final de su comercialización, se habían vendido 98.978 unidades y SEAT había garantizado su posición en el mercado y en la historia de la automoción en España.

SEAT Contigo